Crónica: Una tarde con los tinglares

Recuento de uno de mis sueños hecho realidad: ver los tinglares caminar a su vida en el mar.

tinglar abrir

Aquí con cuatro tortuguitas rescatadas. Cerca de las 6:15 p.m. fueron liberadas junto a otro grupito.

Llevaba un año soñando con el momento en que pudiera ver los tinglares nacer o bien caminar al mar. Y es que el año pasado, cerca de esta fecha, iba en mi carro por la carretera 165 en dirección de Toa Baja a Dorado. Poco antes de llegar al tramo conocido como El Caracol, vi que el área, preferida por los surfers, tenía más carros de lo usual. Eran cerca de las 6:30 p.m. y veía familias regresar a sus carros; con sus rostros felices. Busqué en Twitter para ver a qué se debía el tráfico inusual… y ahí me encontré con fotos de los presentes viendo tinglares bebés caminar al mar.

De inmediato envíe una de las imágenes a un grupo familiar en WhatsApp y mi cuñada me comentó sobre Chelonia, una corporación sin fines de lucro que, desde 1980, se dedica a la investigación y conservación de las tortugas marinas en Puerto Rico. Chelonia supervisa proyectos de preservación de tinglares en la Isla de Mona, la isla municipio de Culebra y en Dorado.

Busqué más información y vi que sus investigadores y voluntarios se reunían, ciertos días de la semana, hasta finales de julio, en la recién nombrada Reserva Natural Playa Grande El Paraíso en Dorado (esta área se conocía como Playa El Único). Allí los integrantes del Proyecto Tinglar de Dorado, un programa comunitario, orientan sobre las tortugas marinas y qué debemos hacer para preservar su hábitat. Este proyecto es parte de la organización Chelonia y sus voluntarios cuentan con una licencia del Departamento de Recursos Naturales de Puerto Rico (DRNA).

Fast forward al 2016

Neonato rescatado.

Siempre me quedé con ese deseo de ver los tinglares. Esta semana, luego de una cita médica, mi mejor amiga me llevó a mi casa. (Estaba bajo medicamentos y no podía guiar). De camino paramos en la Playa Grande El Paraíso, en donde ese día estaba el grupo del Proyecto Tinglar de Dorado.

Llegamos cerca de las 3:30 p.m. y nos apuntamos en la lista de visitantes. Esperamos hasta las 4:30 p.m., hora en que nos llevaron hasta uno de los nidos. Allí, Mariano Parlato, voluntario coordinador de área de Chelonia, nos explicó el proceso de desove (cuando el tinglar deposita los huevos) y de eclosión (momento en que la cría sale del huevo).

Esta actividad es súper chula para los niños. Gracias a la orientación acertada de los investigadores y voluntarios, los más chicos pueden aprender sobre el ciclo de la vida.

Originalmente, pensaba que veríamos a los tinglares nacer. Luego entendí que durante los días de orientación, los integrantes del Proyecto Tinglar de Dorado y de Chelonia realizan un conteo de los huevos fértiles pero que no nacieron, los huevos falsos y los cascarones de los tinglares que sí lograron eclosionar. 

Censo en nuestro nido

Mientras Parlato y uno de los voluntarios contaban los huevos, encontraron un neonato en el nido al que fuimos asignados. De acuerdo al censo que realizan cada día, él sabe que el nido que visitamos eclosionó el martes antes de nuestra visita (fuimos un jueves). Si ese pequeño reptil no hubiera sido encontrado durante nuestra visita “hubiera estado condenado a morir allá abajo”, dijo Parlato.

Neonato rescatado

Solo personal con licencia del DRNA puede tocar las tortugas. Foto: LVS

Son estos tinglares que sobreviven, pero que no logran salir del nido, los que los voluntarios recogen con mucho cuidado y luego liberan al mar. Siempre usan guantes porque estos podrían transmitir salmonella (una enfermedad causada por consumir animales crudos o por manipular serpientes, tortugas y lagartos). Solo personas autorizadas por el DRNA pueden realizar este tipo de actividad. Tocar o molestar a los neonatos o a una tortuga adulta conlleva multa.  

Tinglares rescatados

Algunos de los neonatos rescatados. Foto LVS

El conteo en nuestro nido reflejó:

  • 54 huevos fértiles que no se dieron.   
  • 29 huevos falsos. (Estos no tienen embrión y son más pequeños que los fértiles. La hembra los deposita cerca de la superficie para confundir a los depredadores).
  • 25 tinglares nacieron. Las huellas reflejan que la mayoría llegaron al mar. Pero algunos probablemente fueron devorados por algún ave.
  • Después del censo, tanto los huevos como los cascarones se devuelven al nido. Estos se convierten en alimento para los cangrejos; así se continúa el ciclo de la vida.

Datos de interés de los tinglares

¿De dónde surge el nombre del Proyecto Chelonia? ¿Qué debes hacer si encuentras un nido o una tortuga marina? Parlato nos cuenta.

 

  • El tinglar es la tortuga marina más grande del mundo.
  • Los adultos macho pueden medir de 6 a 7 pies de largo y pesar cerca de 1,000 libras.
  • Viven en las aguas de templadas (por ejemplo Canadá).
  • Las hembras nadan largas distancias hasta el Caribe para desovar de noche y regresar al mar.
  • La época de anidaje en Puerto Rico se extiende desde febrero hasta agosto.
  • El tinglar es una especie en peligro de extinción, por eso quiero enfatizar en la educación.  
  • Se estima que de cada 1,000 huevos que deposita una hembra, solo uno llegará a adulto.
  • La hembra puede anidar hasta nueve veces en una temporada.
  • La hembra tinglar desova un promedio de 100 huevos en cada anidaje.
  • Los investigadores saben en dónde está un nido gracias a las marcas que deja la tinglar hembra en la arena.
  • Los nidos tienen unos 3 pies de profundidad.
  • La eclosión ocurre 60 días después del anidaje.
  • Los investigadores y voluntarios designados por el DRNA marcan las áreas en donde los tinglares han dejado sus nidos. (No los toques. Tampoco remuevas los palos, cordones o rótulos que sirven para marcar e informar sobre la existencia de los nidos. Hacerlo es ilegal).
  • Los tinglares nacen en la noche.
  • Las hembras de tinglar prefieren las playas con declive, fuerte oleaje y sin piedras.  El fuerte oleaje ayudará a los neonatos a hacer un largo recorrido hasta las aguas templadas y profundas en donde viven hasta que migran para desovar.
  • Los neonatos se dejan llevar por la espuma blanca de las olas y la luz de la Luna para llegar al mar.
  • Algunos neonatos en Ocean Park, Isla Verde y Condado mueren aplastados por los carros, esto porque la luz de los focos de los vehículos los confunden. Estos creen que siguen la luz de la Luna… Por eso, fue tan importante el trabajo de Chelonia para que se lograra designar la playa El Único como la Reserva Natural Playa Grande El Paraíso. Así existen mayores probabilidades para que este edén en Dorado permanezca sin grandes construcciones que afecten el ecosistema.
Tamaño real tinglar

Este dibujo representa el tamaño real de un tinglar macho. Estos pueden medir entre 6 y 7 pies. Foto: ZAP

Si te encuentras un tinglar haciendo un nido, no te acerques. Deja que siga en su labor. Si crees que un tinglar adulto o un neonato está en peligro llama al DRNA al 787-724-5700.

No tomes fotos con flash, porque confundirás al tinglar. Tampoco uses linternas. Si estás en la playa y nacen tinglares (como le ha pasado a bañistas en Isla Verde o en Ocean Park) solo observa este espectáculo de la naturaleza, pero no toques nada. Aquí un excelente artículo de Chelonia sobre otras medidas de seguridad.

Y, si quieres recibir orientación sobre los tinglares de Dorado visita la página de Chelonia en Facebook o escríbeles allí en su inbox. No te comento los días de visitas porque, como todo asunto de la naturaleza, puede que no siempre existan nidos. Por otro lado, el grupo ambiental comunitario trabaja muy fuerte para tener al día sus licencias del DRNA y la idea no es que llegue un tumulto de gente a la zona. Por eso, para una mejor experiencia, escríbeles al inbox o sigue su página para más información.

P.D.: Nuestros celulares se quedaron sin carga y no pudimos grabar el momento en que las tortugas caminaban al mar. Pero, fue chévere, porque disfrutamos la experiencia final sin aparatos electrónicos. Gracias a mi amiga por su ayuda para la redacción de esta entrada.

(Presiona cada imagen abajo para ampliar la foto y leer una breve explicación).

Sígueme en: 

Facebook, Twitter, Instagram y Bloglovin

DERECHOS RESERVADOS. Si deseas citar contenido de mi sitio web, utiliza mi nombre como autora e incluye un enlace a mi blog. Para preguntas o peticiones,escribe a: lvelez@lymarivelez.com. 

Anuncios

4 comentarios en “Crónica: Una tarde con los tinglares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s