No es amor, es codependencia emocional

“My Heart is a Lollypop”. Foto por: Gregory Bastien, Flickr, licencia CC.

Hazle caso a esa “vocecita” que te dice que algo no está bien en la relación.  

Mi papá tiene un dicho del campo muy sabio: “deja a ese hombre que no te conviene”. Esta frase viene a mi mente cada cierto tiempo y aquí les cuento por qué.

Mis amigas y yo tenemos estas reuniones al estilo de Sex & the City en las que hablamos sobre el amor, el desamor, el estrés del trabajo, los niños, etc. Compartimos las mismas inquietudes y hemos cometido los mismos errores en nombre del “amor”.

Es así como nos hemos quedado en relaciones más tiempo del debido o, peor aún, esta terminó pero seguimos en un “baile”, en una “peleíta monga”, en una relación enfermiza de esas en las que decimos “ya no somos pareja”, pero vamos a todas las actividades familiares con el ex, o lo llamamos porque se nos explotó la goma, se dañó el fregadero o el jefe nos botó… Claro, entonces ningún partido valioso se nos “pega” porque el universo, junto a sus mortales, recibe el mensaje de que estamos “emparejadas”.

Para desenredar un poco toda esa telaraña mental, entrevisté a la terapeuta Luisi Marini. Al explicarle semejante jeringonza me dijo sin miramientos: “lo que me describes no es verdadero amor, sino una codependencia emocional. La codependencia es cuando tú tomas algo que le hace daño a tu salud física, emocional o sicológica”. ¿Cómo? O sea, ¿que alguna vez he sido culpable de “decidir” ser infeliz? Hmmm.

Marini me explicó que lo que sucede es que uno tiene que amarse primero y estar contento con uno antes de entablar una relación de pareja, solo así se podrá saber cuando ésta no es adecuada o disfuncional.

Seguía sin estar convencida del todo, pero seguí entrevistándola.

Me dijo que en estas relaciones uno lo justifica todo, aunque hay una “vocecita” que te dice que algo no anda bien. Bueno, ahí sí le doy la razón porque cuando uno mira al pasado, de repente ve todas las banderitas rojas.

Haciendo un repaso rapidito he visto no solo las mías, sino las de mis amistades… Qué mal que en el momento, como señaló Marini, esas banderitas “mientras se viven, se justifican”.

“¡Que se vaya, que se vaya!”

Le pregunté a Marini porque a las mujeres se nos hace difícil despegarnos emocionalmente de un hombre aún cuando ya no está en nuestra vida. Porque mira que de eso es de lo más que hablamos mis amigas y yo, de lo malo que fue aquel o el otro, o de lo malas que fuimos con fulanito. ¡Ni los noviecitos de la “high” se salvan!

 

Couple

No te quedes pensando en lo que pudo ser y no fue. 

 

“La persona se queda ‘pegada’ emocionalmente a la otra, idealizando la relación y el amor. Se quedan pensando en lo que pudo ser, cuando realmente la relación nunca iba a llegar a ese ideal. Una parte se queda sin clarificar que la experiencia ya no es real, y que nunca hubo verdadero amor; y eso es difícil,” me respondió la especialista en relaciones de pareja. ¡Ouch, como duele! (¡Como diría Olga Tañón en su famosísima canción!)

Existen algunas causas para que la gente se quede “enganchada” pensando en un amor que no pudo ser:

Causa de tipo patológica: Ocurre en personas con un desorden obsesivo- compulsivo. Este tipo de patología es un trastorno de la personalidad que se manifiesta en ciertos temas de la vida. De los más conocidos son quienes revisan varias veces que la puerta esté cerrada o quienes tienen miedo a enfermarse o contagiarse con gérmenes. Otras personas pueden experimentar una obsesión con una persona. Estos individuos necesitan ayuda siquiátrica y tienen que ser medicados para poder sanar. Además de seguir una serie de orejitas que detallaré más adelante.

No saber olvidar y perdonar: Una razón muy común es cuando no llega otra persona con la que se pueda establecer una relación saludable, con quien se pueda satisfacer la necesidad de amar y relacionarse. Esto  puede ocurrir, en parte, porque no hemos dejado en libertad, no solo física sino emocionalmente, a ese ser. Puede que ya no forme parte de tu vida física pero si piensas constantemente en él o ella, perderás energías y tiempo valioso para rehacer tu vida. Como comentó Marini: “en donde pones tu atención, ahí está tu corazón”.

Piensa, ¿quieres que tu corazón esté junto a un hombre o mujer que no te valoró? “Hay que pensar que aunque se ame no funcionó. Por lo tanto primero hay que trabajar para sacarlo de la mente y luego del corazón,” detalló.

Personalidad melancólica: Son personas que traen el pasado a su presente. Pueden haber experimentado abandono en su niñez, aunque también se puede deber a un aspecto genético, o sea, que nacieron con ese tipo de comportamiento sumamente emocional.

¿Cuánto dura el “luto”?

Soy de la creencia que a los hombres la pena les dura bien poquito, mientras que nosotras nos quedamos“engachá’s”. “Con los aspectos emocionales no se puede generalizar. Pero, como muchos hombres son más físicos no se dan permiso para conectarse con sus emociones. Son más prácticos. El hombre no quiere trabajar tanto con su dolor,” dijo Marini.

En cuanto al tiempo ideal para olvidar todo depende de cómo se llevó la relación y el rompimiento. (Por ejemplo, ¿hubo oportunidad para perdonarse?).

¿Cómo olvidar?

 

Screenshot_2016-06-09-21-33-49-1-1

“Bandaids fix everything”. Foto de arte en canvas por: Keegan Hitchcock. Flickr, licencia CC

A continuación una listita para que te pongas las pilas y te saques esa espina del corazón:

  • Ten fe. Escribe afirmaciones positivas y léelas en voz alta. Confía en que si esa persona no está en tu vida, por algo fue. Asiste a tu iglesia de preferencia.
  •  Busca apoyo sicológico o psiquiátrico si sufres alguna patología de personalidad.
  • Cultiva redes de apoyo que te ayuden a vivir día a día.
  • Proponte metas y haz cosas que te gusten. Busca actividades que te den placer y gozo. Agraciadamente en Puerto Rico tenemos tantas cosas que podemos hacer para ponernos en contacto con la naturaleza y que son libres de costo. Ve a la playa, al campo o haz turismo interno con tus amistades.
  • Olvida eso de escuchar música corta venas. Crea un CD de música alegre.
  • Si tu hogar te trae recuerdos de tu expareja por todo lo compartido, entonces mueve los objetos de lugar, cambia la pintura y bota todo aquello que te ata y te atrasa. ¡Pa’ fuera, pá la calle!
  • ¡Rodéate de gente positiva! Conoce nuevas amistades. ¡A lo mejor por ahí está tu alma gemela!
  • Ejercítate, haz yoga. Los ejercicios y el yoga te dan tranquilidad y ayudan con la depresión leve. Y claro, ¡te verás mucho mejor!
  • Haz cosas que te permitan validar tu autoestima y pon toda tu voluntad en ser feliz solo(a) o acompañado(a). ¿Eres bueno(a) cocinando postres? Entonces prepara algunos y compártelos con tus seres queridos o compañeros de trabajo. La cosa es moverte, llenarte de energía y hacer aquellas cosas que te distinguen de los demás.

Si sigues estos pasos llegará el momento en que podrás conocer gente sin miedo y estarás dispuesto(a) a arriesgarte nuevamente.

Sígueme en: 

Facebook, Twitter, Instagram y Bloglovin

* Nota: El nombre original de esta entrada fue: ¡Qué se vaya con el año viejo!

DERECHOS RESERVADOS. Si deseas citar contenido de mi sitio web, por favor utiliza mi nombre como autora e incluye un enlace a mi blog.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Anuncios

2 comentarios en “No es amor, es codependencia emocional

  1. Pingback: No es amor, es codependencia emocional | Lymari Vélez Sepúlveda

  2. Pingback: Tu relación ¿sigue en “repeat”?  | Lymari Vélez Sepúlveda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s