Vocación, inspiración y paz

Porque todos estamos en la búsqueda de nuestra pasión y vocación. 

????

Jardín Botánico, Universidad de Puerto Rico, Río Piedras.

Estaba desesperada, literalmente. Me sentía extenuada. Todos los días se repetían, así como la vida del arrogante, creído y antisocial  Phil Connors, el personaje que interpretó el comendiante Bill Murray en la película Groundhound Day (1993).

Y no, para nada me defino como arrogante o egocentrista, pero sí siento que mi vida ha perdido algo de espontaneidad, de esa que tenía cuando era niña, adolescente y hasta cuando conocí a mi hoy esposo. Para aquellos días realizaba múltiples tareas y tenía tiempo para admirar la naturaleza, ir de excursión…. hasta ejercitarme (y eso, que no soy muy amante de los ejercicios y las rutinas).

Pero, desde hace un tiempo para acá me enfoco solo en los problemas, en el futuro y en mi deseo, algo fallido, de tener tiempo para hacer cosas para mi y para quienes más amo.

A veces me acuesto a dormir y lo único que hago es pensar en lo que tengo pendiente para el día siguiente. En mis sueños hasta he llegado a sentirme culpable por estar durmiendo. En fin, que hace unas semanas mi esposo me hizo una excelente propuesta: asistir a unas clases de tai chi al aire libre. ¡Qué gran bendición!

Ese primer día fue maravilloso. Llegamos al Jardín Botánico de la Universidad de Puerto Rico (UPR), en Río Piedras y nos ubicamos cerca de un gazebo, cuyo techo estaba constituido por enredaderas, las copas de múltiples árboles y el cielo. ¡Allí sentí paz! Además, hasta un simpático rótulo nos anunciaba lo que allí encontraríamos. Justo al frente de un pequeño cuerpo de agua una mujer, artista*, colocó un pedazo de madera con la frase “En el silencio está la paz”.

La clase inició y una suave lluvia nos acompañó. Para mí esta fue una bendición. Sentí las gotas caer sobre mí, y para nada busqué refugio. A lo lejos se escuchaban los truenos, pero nadie se inmutó. Seguimos en lo nuestro y, hora y media después culminamos jubilosos nuestro primer día de clases… lejos del bullicio, las bocinas de los carros o los timbres de los celulares.

De reprente, recordé lo mucho que me gustaba la naturaleza y también escribir. En ese momento me hice la promesa de dejar las excusas a un lado y vivir la vida a plenitud, sacando tiempo para hacer realidad mis sueños y hobbies. Y es así como hoy estoy aquí, escribiendo nuevamente en mi blog.

Me siento feliz y libre. La preocupación de que alguien lo lea y no le guste ya pasó. Para los gustos, los colores. Y, como dice la bloguera  Tehmina Zaman: “No one likes to look silly but I urge you to persevere and find your true voice if you want to be successful and make a contribution to the world”.

Así que, aquí voy. Lista para encontrar mi verdadera pasión y vocación.

*Actualización: 15 de mayo de 2016. El universo conspira. Me llevó a conocer y trabajar con la hija de la creadora de los mensajes en madera que adornan el Jardín Botánico de la UPR. 

Sígueme en: 

Facebook, Twitter, Instagram y Bloglovin

DERECHOS RESERVADOS. Si deseas citar contenido de mi sitio web, utiliza mi nombre como autora e incluye un enlace a mi blog. Para preguntas o peticiones,escribe a: lvelez@lymarivelez.com. 

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Anuncios

5 comentarios en “Vocación, inspiración y paz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s